2011.12.02 fotografia andina siglo xxEl Programa P>D ha colaborado desde 1988 con las instituciones locales en el proceso de rehabilitación integral del Centro Histórico de Cusco en el marco de una estrategia de lucha contra la pobreza a través del rescate y gestión patrimonial. Probablemente, las actuaciones más relevantes que se han ejecutado han estado vinculadas con la conservación y puesta en valor de monumentos como el templo de la Compañía de Jesús o el Conjunto de la Merced; la rehabilitación de espacios públicos del centro histórico como las calles del Medio, Triunfo o Marqués; los trabajos de rehabilitación de vivienda en los barrios de San Pedro, Santa Ana y San Blas; y la capacitación de jóvenes en oficios tradicionales a través de la Escuela Taller Cusco.

De igual relevancia, pero dentro del ámbito del patrimonio histórico, ha sido el rescate del Archivo Fotográfico Veramendi, adquirido por el Programa P>D en 1991 y depositado en la Fototeca Andina del Centro Bartolomé de las Casas con el objetivo de contribuir a la conservación y salvaguarda del patrimonio cultural y la memoria histórica de la ciudad de Cusco. El Archivo Veramendi está formado por una colección de 480 placas fotográficas realizadas por del fotógrafo Pablo Veramendi, perteneciente a la denominada Escuela Cusqueña de Fotografía, integrada por una veintena de fotógrafos que surgieron en el Cusco en la primera mitad del siglo XX, entre los destacan Martín Chambi, Miguel Chani, José Gabriel González, Juan Manuel Figueroa Aznar, María Fernanda Hubeaut, y otros, que con sus lentes registraron para la posteridad personajes, escenas urbanas e imágenes de la vida cotidiana de la ciudad.

Tras el trabajo realizado por la Fototeca Andina con el apoyo del Programa P>D para la conservación de esta colección fotográfica, surgió la oportunidad de revelar el universo cotidiano y mágico de la cultura andina a través de un proyecto de investigación sobre la fotografía histórica en el Cusco.

Su materialización en forma de libro es el resultado de la colaboración entre el Centro Bartolomé de las Casas y la AECID, y contribuye a la puesta en valor y difusión del patrimonio cultural y memoria histórica de un pasado común que nos pertenece y forma parte de nuestra identidad cultural.