Áreas principales

El Programa de Patrimonio interviene en dos áreas principales:

  • Preservación del patrimonio cultural:

En particular, el Programa interviene en esta área mediante la puesta en valor y gestión sostenible del patrimonio cultural, como medio de lucha contra la pobreza. El concepto de patrimonio abarca todas las formas de expresión cultural, material e inmaterial, que el Programa persigue utilizar para la lucha contra la pobreza, aprovechando su potencial para mejorar las condiciones de vida de la comunidad. Este área constituye obviamente el núcleo temático del Programa de Patrimonio, debiendo ocupar la mayor parte de su actividad.

  • Formación ocupacional e inserción laboral:

En este área el Programa, a través de mecanismos como las Escuelas Taller, persigue la inserción laboral de jóvenes excluidos, mediante su capacitación para la puesta en valor del patrimonio cultural. El Programa de Patrimonio únicamente interviene en este área como efecto subsidiario o colateral a la preservación del patrimonio cultural, que constituye precisamente el rasgo diferencial del sistema de Escuelas Taller con respecto a otros programas de inserción laboral. La vinculación de la formación e inserción laboral con la preservación del patrimonio se ejerce en la Escuela Taller por una doble vía: Por una parte, en la intervención sobre bienes patrimoniales, que constituye la componente práctica de su actividad formativa; y, por otra, a través de la preservación o rescate de los oficios y técnicas tradicionales, cuya aplicación se requiere, generalmente, para la restauración o puesta en valor del bien patrimonial.

 Otras áreas de intervención parcial

Además de estas, existen otras áreas conexas y complementarias al núcleo del Programa de Patrimonio en las que, en mayor o menor medida, el Programa también interviene:

  • Habitabilidad básica, agua y saneamiento:

Comparte con las actividades tradicionales del Programa de Patrimonio el objeto (edificación, urbanización) y las técnicas de intervención. Hay una confluencia directa en la habitabilidad y las infraestructuras de los recintos históricos o de interés patrimonial. Es un área, por lo tanto, de expansión natural del Programa, “compartida” con otros sectores/programas, especialmente medio ambiente.

 

  • Ordenación territorial y planificación urbana:

Es esta un área potencial de intervención de la cooperación, en particular ante situaciones de especial debilidad técnica local/regional y de gravedad de los daños ambiental y/o disfuncionalidades asociados al modelo de asentamiento. Y en cualquier caso, será siempre complementario a las acciones en materia de habitabilidad básica. En lo que respecta concretamente a la ordenación territorial, es un área compartida claramente con el sector medioambiental, partiendo del reconocimiento del vínculo obvio entre ordenación y planificación espacial, y desarrollo sostenible.

 

  • Fortalecimiento de la administración local:

Se ha mencionado ya, como efecto del apoyo a las actividades de planificación y gestión patrimonial, es un área que cuenta con una importante tradición de la cooperación española. Desde el Programa de Patrimonio, se puede y debe contemplar la incidencia en algunos aspectos de la gestión local (vivienda, urbanismo, catastro, infraestructuras y servicios básicos), junto con sectores como medio ambiente o salud. También es un área compartida con otros programas/sectores (gobernabilidad).

Áreas de complementariedad

Además de estas últimas áreas de posible incursión desde el Programa de Patrimonio, existen otra serie de áreas de actividad de la cooperación que guardan una especial relación de complementariedad con él.

Dentro del sector Promoción del Tejido Económico y Empresarial (PD 2005-2008):

  • Fortalecimiento de los sectores productivos: Turismo, Artesanía y producción cultural.
  • Dotación de infraestructuras.
  • Fortalecimiento de las capacidades institucionales (descentralización, participación, etc.)
  • Apoyo a las cooperativas de comercio justo.

Dentro del sector Cultura y Desarrollo (PD 2005-2008), especialmente:

  • Apoyo a los procesos de auto-desarrollo y respeto a los derechos de los pueblos indígenas.
  • Fortalecimiento institucional en materia de cultura.
  • Reforzamiento del espacio cultural iberoamericano.
Fuente: http://www.aecid.es/es/que-hacemos/cultura-ciencia/Patrimonio/Areas/