Principios

¿Por qué el Patrimonio?

Patrimonio es nuestro legado del pasado, aquello con lo que vivimos hoy, y lo que transmitimos a las generaciones futuras. Nuestro patrimonio cultural y natural es fuente irreemplazable de vida e inspiración. (UNESCO).

Patrimonio es el conjunto de las obras del hombre en las cuales una comunidad reconoce sus valores específicos y particulares y con los cuales se identifica.

La identificación y la especificación del patrimonio es por tanto un proceso relacionado con la elección de valores (Carta de Cracovia 2000).

Entendemos por Patrimonio precisamente ese conjunto de obras y valores, de carácter colectivo, que pertenecen a la comunidad, y, en última instancia, a la humanidad en su conjunto, de carácter material o inmaterial, y que constituyen bienes difícilmente repetibles o reproducibles: Están vinculados inseparablemente a un lugar y/o a una cultura.

Y en este carácter irrepetible, en su singularidad, reside tanto su valor cultural como su potencial como recurso para el desarrollo de la comunidad depositaria.

Las formas de favorecer el desarrollo humano de la comunidad, a través de la puesta en valor y gestión sostenible de su patrimonio cultural, pueden ser múltiples, por citar algunas:

  • Identidad y Diversidad Cultural: El patrimonio cultural resulta determinante para la vertebración, cohesión social y sentido de pertenencia de las comunidades, siendo especialmente relevante en el caso de minorías culturales como las indígenas. La defensa de la identidad y diversidad cultural constituye, por otra parte, un creciente desafío actual frente a los riesgos de homogeneización inherentes a la globalización.

 

  • Mejora de la calidad de vida: La puesta en valor del patrimonio, sobre todo en el caso del edificado y natural, bajo una óptica social, beneficia directamente a los moradores de las ciudades o poblaciones afectadas, en primer lugar en sus condiciones materiales (habitabilidad) e inmateriales (calidad artística, ambiental, paisajística del entorno) de vida, y también en términos de autoestima y valoración de su cultura.

 

  • Generación de actividad económica, inversiones y empleo en diversos sectores:

Pero el patrimonio cultural es también un recurso potencialmente generador de actividad e ingresos. En algunos casos constituye de hecho la fuente principal, cuando no prácticamente única, de desarrollo económico, ofreciendo una perspectiva más allá de la simple supervivencia a la comunidad, siempre que dicho recurso sea gestionado sosteniblemente y con criterio social y participativo.

Son varios los posibles beneficios económicos derivados de la gestión sostenible del patrimonio: Comercialización y generación de empleo en servicios y productos relacionados con el bien patrimonial; actividades de preservación, mantenimiento y rehabilitación, etc.

Indirectamente, la revalorización inmobiliaria provocada por la mejora económica y ambiental en el entorno patrimonial (cuando se trata de patrimonio edificado), puede generar otros beneficios económicos como son: atracción de inversión privada y pública, aumento del valor de las propiedades y de la recaudación de los gobiernos locales.

Todos estos beneficios, no obstante, en una óptica de lucha contra la pobreza, deben encauzarse en favor de la población más desfavorecida (moradores de bajos ingresos, inquilinos, desempleados, minorías, etc.), evitando que supongan nuevos estímulos para la exclusión y la desigualdad.

  • Mejora de la gobernabilidad: Las acciones públicas de preservación y gestión del patrimonio pueden contribuir al fortalecimiento de las capacidades de las administraciones locales, la cooperación interinstitucional y con el sector privado, así como la participación y movilización de la sociedad civil. Como señala el Plan Director de la Cooperación Española 2005-2008: “El carácter transversal de la cultura se ha de tener en cuenta en todas las acciones de desarrollo en una triple vertiente: Como factor de cohesión social, como factor de diálogo entre los pueblos, y como generador de empleo”.

Aplicación de las prioridades y principios del Plan Director

De acuerdo al Plan Director 2005-2008 (PD 2005-2008), las coordenadas en que se sitúa el Programa son:

  • Integración de los ejes prioritarios horizontales: Esto es, lucha contra la pobreza, defensa de los derechos humanos, igualdad de oportunidades de mujeres y hombres, sostenibilidad medioambiental, y respeto a la diversidad cultural; principios exigibles en la formulación de los proyectos, en la medida que en cada caso resulte pertinente.
  • Aumento de las capacidades sociales, humanas, económicas, etc.: El Programa se marca objetivos coherentes con las estrategias y prioridades sectoriales para el aumento de las diferentes capacidades que intervienen en el desarrollo humano. En muchas de esas estrategias y prioridades, el Programa, sobre todo en conjunción con otros programas y sectores, puede y debe incidir, resultando particularmente patente en algunas de ellas: Fortalecimiento institucional, desarrollo humano, crecimiento económico, calidad ambiental y defensa de identidad cultural.
  • Desarrollo económico:

En lo que se refiere, más particularmente, a la prioridad de lucha contra la pobreza, y en concreto al aumento de las capacidades económicas, el PD 2005-2008 señala que la coop. española “atenderá, preferentemente, estos cinco aspectos: política de apoyo al desarrollo del sector privado y la economía social, fortalecimiento de los sectores productivos, dotación de infraestructuras, fortalecimiento de las capacidades institucionales y atracción de inversión externa”.

Aspectos todos plenamente congruentes con -y susceptibles de ser impactados por- una estrategia de puesta en valor y gestión sostenible del patrimonio cultural, bajo una óptica integral de desarrollo.

  • Estrategia de Cultura y Desarrollo: En cumplimiento del PD 2005-2008, se ha elaborado una estrategia sectorial de Cultura y Desarrollo, la cual se concreta en diversas líneas estratégicas, entre las que está el apoyo a los procesos de restauración, conservación e investigación del patrimonio cultural, en la que se engloba el programa PATRIMONIO PARA EL DESARROLLO.
Fuente: http://www.aecid.es/es/que-hacemos/cultura-ciencia/Patrimonio/Principios/