Programa P>D

Patrimonio para el Desarrollo

El patrimonio como parte de la identidad cultural, se constituye un derecho de la sociedad, pero también en un recurso para el desarrollo que, conservado y gestionado adecuadamente, puede generar una rentabilidad social y económica, y ser factor de cohesión interna de población en los procesos de desarrollo.

El Programa P>D entiende el patrimonio como un recurso desde el cual plantear una estrategia integral de desarrollo, contribuyendo a mejorar las condiciones de vida de la población más pobre, y simultáneamente, garantizar el pleno ejercicio de sus derechos humanos, entre ellos el derecho a la propia identidad.

02.2. Portada principal PDF Imprimir E-Mail

Intervención estructural

La portada principal del templo constituye el ejemplo más representativo del barroco mestizo del sur andino, tanto por la conjugación y fusión de elementos andinos y europeos como por su riqueza ornamental. La densa decoración de la portada es denominada planiforme debido al tratamiento plano del relieve, resultado del tallado in situ de cada una de las piezas de sillar.

La portada se encontraba desprendida del cuerpo principal del templo, con un desplome de más de 15 centímetros, lo que constituía un alto riesgo de desprendimiento y derrumbe en caso de producirse un evento sísmico, razón por la que su intervención fue priorizada con carácter de emergencia.

La intervención, iniciada en 1999, se orientó a consolidar estructuralmente la portada y restituir su fijación al cuerpo principal del templo. Los trabajos de consolidación reemplazaron los sillares fracturados y sustituyeron el mortero disgregado. La portada fue fijada al templo mediante tensores de acero colocados en diversos puntos, a la altura de las bóvedas de sotocoro y cubierta. Cada tensor se fijó a la portada y se extendió longitudinalmente sobre las bóvedas, creando una malla que fue cubierta por una capa de compresión. De esta forma se logró el arrostramiento horizontal de la portada y se contribuyó al reforzamiento estructural de las bóvedas.

Como resultado, la portada resistió eficazmente, sin sufrir daños, la gran prueba del terremoto de junio del 2001.