02.4. Capilla de San Ignacio de Loyola

Restauración integral y puesta en valor

La capilla de San Ignacio de Loyola, antigua sacristía del templo, es un elemento singular dentro del conjunto jesuita. Tiene planta cuadrada cubierta con cúpula de media naranja de ladrillo. Su interior está decorado con pinturas murales de intensos colores en las que se representan flores, frutas y aves tropicales vinculadas a la simbolización de la selva amazónica como el paraíso terrenal, característica de la primera etapa de la expansión evangelizadora de América.

La cúpula presentaba daños estructurales y sus pinturas murales se encontraban en proceso de desprendimiento del muro por pérdida de adherencia del soporte. El terremoto de junio del 2001 agravó esta situación, pues produjo el agrietamiento de la bóveda y el desprendimiento de fragmentos de pintura.

En marzo del 2002 se iniciaron los trabajos de restauración y puesta en valor. En la primera etapa, se consolidó estructuralmente la cúpula y se fijaron los enlucidos. Posteriormente, se intervinieron las pinturas murales y el conjunto de bienes muebles de la capilla y la antesala. Estos trabajos contaron con la participación de un equipo de restauradores del valle del Colca.

Los trabajos concluyeron en julio del 2006 con la implementación del plan museográfico, que integró la capilla y la antesala al circuito de visitas del monumento, y habilitó un nuevo acceso de visitantes desde el segundo claustro.