7.3. Templo de la Sagrada Familia PDF Imprimir E-Mail

Intervención
 
El templo de la Sagrada Familia se encuentra sobre el antiguo espacio ceremonial inca del Unu Punqu o ‘puerta del agua’. Su construcción fue iniciada en 1723 y concluida en 1735. Tiene una sola nave con capillas laterales, y fachada de influencia renacentista, rematada con tres hornacinas con imágenes de la Sagrada Familia, flanqueadas por dos pequeñas espadañas.

El deterioro del sistema de drenaje de las aguas subterráneas determinó que la humedad se filtrara al interior del templo, que permaneció clausurado durante más de tres décadas. La humedad capilar, que alcanzaba más de 2 metros de altura, producía el deterioro de los muros, así como daños en los enlucidos y en las pinturas murales. Los pisos de madera quedaron inhabilitados por efecto de la pudrición.

La primera etapa de los trabajos se orientó a mejorar el sistema de drenaje y eliminar las fuentes de humedad. Posteriormente, se consolidaron los muros y las bóvedas de cubierta, se restituyeron los enlucidos, se repuso el piso de lajas de piedra y ladrillo pastelero, y se restauró la carpintería.

Los trabajos concluyeron con la conservación del conjunto de bienes muebles, que contó con el cofinanciamiento de la Unión Europea. Se recuperaron 6 retablos, 12 lienzos, 22 esculturas y las pinturas murales. La entrega del templo restaurado se efectuó el 30 de octubre de 1997.