Visión PDF Imprimir E-Mail

La revitalización de los centros urbanos del país ha permitido que sus pobladores se integren positivamente a la dinámica urbana de las ciudades repercutiendo en una mejora sustancial de su hábitat y de su calidad de vida.
Los modelos de gestión implementados en los centro urbanos son un referente de cómo la conservación y el uso del patrimonio puede contribuir al desarrollo social, económico y humano. Los bienes culturales de primer orden se encuentran conservados y con un uso adecuado, y las ciudades son un escenario vivo y permanente de manifestaciones culturales locales, en las que participan vecinos y visitantes.
El modelo de gestión de la URU ha generado replicas en las diferentes ciudades del país, contribuyendo con su desarrollo y mejoras económicas y sociales de sus pobladores, así como fortaleciendo su identidad regional y local.